Robert Anton Wilson sobre Wilhelm Reich

 

Texto extraído de el martillo cósmico III

 Un tercer ejemplo de “fuerzas sociales” que influyen en qué programas científicos prosperan y cuáles se extinguen, es el caso del doctor Wilhelm Reich.Todos los libros de este doctor en medicina, que estudió con Freud y colaboró con el doctor Bronislaw Malinowsky, un gran antropólogo, y A. S. Nelly, un gran pedagogo, fueron quemados por funcionarios estadounidenses en 1957.Eso tiene toda la pinta de una “fuerza social” que hace desistir a todo el que quiera investigar en los campos que tantos problemas acarrearon al doctor Reich.

(Puede que ustedes no crean que en este país, a pesar de la primera enmienda, el gobierno haya confiscado los libros del doctor Reich y los haya quemado.Pues sí.Consulte la bibliografía que hay sobre el caso.El mejor y más exhaustivo libro sobre este escándalo es Fury on Earth, del doctor Myron Sharaf, St. Martin’s Press, New York, 1983)

Sólo hubo dieciocho científicos en todo el país que tuvieron la honestidad de protestar contra esta quema de libros cuando se produjo, en 1957.Ustedes mismos pueden juzgar si el silencio del resto de la comunidad científica no es más que la coincidencia de varios cientos de miles de casos puntuales y aislados de cobardía moral y falta de sensibilidad hacia las libertades fundamentales, o si, en conjunto, constituyen una “fuerza social”.

Sinceramente, creo que se trata de una “fuerza social”.Antes de venir a este país (buscando ingenuamente libertad de investigación…), el doctor Reich había sido, sucesivamente, expulsado de la Asociación Internacional de Psicoanálisis por sus reminiscencias marxistas, del Partido Comunista por tener un tono demasiado Freudiano, del Partido Socialista por parecer demasiado anarquista; tuvo que huir del régimen hitleriano por haberse hecho pública su ascendencia judía, y luego le echaron de Suecia como consecuencia de una campaña difamatoria de la prensa sensacionalista (por realizar el tipo de estudios sobre la sexualidad que, posteriormente, haría famosos s Masters y Johnson).Todo apunta a que el doctor Reich tocó muchos temas delicados e irritó a muchos dogmáticos de la izquierda y la derecha, por lo que surgió una “fuerza social” genuinamente internacional con el objetivo de eliminar sus ideas.

Quizá pudiéramos llegar a la cómoda conclusión de que el doctor Reich sostenía unos puntos de vista tan radicales e insensatos que merecía toda esta censura.Pues bien, su labor relacionada con la “coraza de la personalidad” ha tenido una influencia enorme en toda la psicología contemporánea; su práctica innovadora de trabajar con el cuerpo, aplicando a la vez psicoterapia, ha llevado a muchos a imitarlo directamente o desarrollar técnicas similares (por ejemplo, el doctor Christopher Hyatt, el doctor Fritz Perls, la doctora Ida Rolfe, etc…).Es evidente, además, que “Psicología de masas del fascismo” (de W. Reich) subyace a “Miedo a la libertad” de Fromm y a “La personalidad autoritaria” de Adorno.

¿Qué fue de sus investigaciones posteriores, aún más polémicas, relacionadas con la teoría orgónica/biónica, en las que intentó tender un puente entre la psicobiología y la biofísica?.Aunque el gobierno estadounidense lo metió en la cárcel por esta causa, destruyó a hachazos el material científico de su laboratorio y quemó todos sus libros, a sus teorías nunca les han faltado defensores en la comunidad científica.Ustedes mismos pueden cerciorarse escribiendo al doctor James De Meo, Natural Energy Works, PO bOx 1395, El Cerritos CA 94530.Pídanle su bibliografía orgónica; incluye más de cuatrocientos artículos científicos escritos entre 1934 y 1986 por más de cien autores, la mayoría doctores en letras o en medicina.Entre estos trabajos se encuentran 18 tesis doctorales, 38 artículos sobre el experimento biónico (además de una confirmación que fue presentada ante la Academia Francesa de Ciencias por un tal profesor Du Tiel), 50 trabajos que confirman los experimentos reichianos sobre control atmosférico, etc.

A diferencia de estos cuatrocientos o más escritos confirmatorios, los que censuran al doctor Reich desde el sistema no han publicado un solo experimento que refute sus resultados; por lo visto ellos “saben por intuición” que sus ideas no son válidas, así que no tiene que hacer experimentos.Personalmente, me cuesta distinguir este “conocimiento” intuitivo de la típica obstinación y los prejuicios, pero esto es lo que predomina en el gobierno estadounidense y en la Asociación Médica Americana.Un caso claro de fuerzas sociales que han influido en la psicología y en las ciencias de la vida a lo largo de más de sesenta años, es decir, tres generaciones.

Por cierto, el doctor De Meo obtuvo su título de postgrado en la Universidad de Kansas por un estudio sobre el dispositivo antinubes de Reich (uno de sus ingenios para el control de fenómenos atmosféricos).Todos esperaban que sus experimentos refutasen al doctor Reich, como me reconoció el propio De Meo en una carta, y se enfadaron al ver que los experimentos confirmaban de nuevo su tesis.De Meo quería seguir investigando las teorías del doctor Reich durante el doctorado, pero la Universidad no quiso dar pie a que se obtuvieran más resultados heréticos; al final consiguió el título estudiando el efecto de los desiertos en la psicología humana.

Más recientemente , la Universidad de Marburgo, en Alemania, admitió una tesis doctoral sobre el acumulador del orgones, un aparato fraudulento según los principales expertos estadounidenses, los cuales no se han molestado en probarlo.El estudio, que empleó el procedimiento doble ciego aleatorio, constató que los que entraban en los acumuladores experimentaban las sensaciones psicológicas y físicas descritas por el doctor Reich; y los que se metieron en aparatos no orgónicos, pero de aspecto similar, no tuvieron ninguna de esas sensaciones.Dado que estas pruebas fueron realizadas con controles aleatorios y doble ciego, los resultados no pueden deberse a la sugestión.
El anatema pronunciado por la Food and Drug Administration contra el doctor Reich sólo abarca los estudios médicos y psiquiátricos, que permanecen prohibidos, pero olvidaron extenderlo a otros aspectos de la teoría orgónica/biónica.Por tanto, el doctor De meo sigue investigando el control atmosférico Reichiano, pero no se atreve a practicar la terápia reichiana psico-física.Nadie osa hacerlo o, si lo hace, no se atreve a publicar los resultados, porque, al igual que el doctor Reich, puede acabar en prisión.

Enlaces Robert Anton Wilson:

  Libro Wilhelm Reich in Well de Robert Anton Wilson:

http://www.scribd.com/doc/3414567/robert-anton-wilson-wilhelm-reich-in-hell

Os dejo estos geniales Articulos sobre Robert Anton Wilson del blog
Juegos multidimensionales:

 Robert Anton Wilson, refutando al realismo ingenuo:

http://chitauri.blogspot.com/2008/10/robert-anton-wilson-refutando-al.html

 Nosotros somos los illuminati:

http://chitauri.blogspot.com/2008/08/nosotros-somos-los-illuminati.html

 Aquel que lucha demasiado tiempo contra dragones, se vuelve él mismo un dragón:

http://chitauri.blogspot.com/2008/07/aquel-que-lucha-demasiado-tiempo-contra.html

 Lo “normal” es un proceso de autohipnosis:

http://chitauri.blogspot.com/2008/03/lo-normal-fue-concebido-por-un-proceso.html

 

 

Bueno a continuación y para terminar os dejo un texto que me enviarón a mi antiguo blog y que ya publique y que aprovecho para volver a hacerlo, sobre los grandes logros del señor James Demeo, pero tambien de su pensamiento agresivo sobre el mundo arabe.

Texto anonimo, CONFERENCIA DEMEO 2007 Valencia:

 Ví a DeMeo en un ciclo de conferencias y talleres por el 50 aniversario de la muerte de Reich en Valencia, el pasado mes de noviembre. La primera conferencia que dio fue excelente. Explicó cómo ha sido capaz de reproducir muchos de los experimentos de Reich con éxito, como la fotografía de la energía orgónica en tubo de cristal, o la oscilación térmica en el acumulador de orgón. Habló también de muchos otros experimentos, como el crecimiento diferencial de semillas en un acumulador de orgón testado con un control de “doble ciego” (más de lo que pueden presumir muchos de los medicamentos que cada año se lanzan al mercado), la comprobación de la relación entre los ciclos lunares y la energía orgónica a través de la medición de la oscilación térmica en un acumulador, y de la sorprendente diferencia en el potencial bioeléctrico del organismo entre una situación de acción espontánea y una de acción pensada, planeada, o dirigida. Contó como descubrió esto último por azar, cuando, mientras daba una charla a unos estudiantes conectado a unos electrodos, de forma instintiva cogió en mitad de una explicación un bolígrafo, y el aparato entonces mostró un gigantesco pico de potencial bioeléctrico. Pensó entonces, “vaya, qué interesante”, e intentó repetirlo pero al realizar la acción pensándola primero en lugar de espontáneamente, el aparato no registró aumento alguno en el potencial. Encuentro este fenómeno tremendamente interesante y me da mucho que pensar.

Otro dato importante, explicó que las revistas científicas de EEUU en repetidas ocasiones aceptaron publicar sus resultados solamente bajo la condición de que no se mencionara a Reich, o cualquier jerga reichiana (increíble pero cierto, parece que la persecución continúa, 50 años después de muerto!). Por ejemplo, si en vez de “orgón”, ponía “materia oscura”, ninguna revista ponía trabas a la publicación del artículo. Según DeMeo, las últimas revoluciones en el mundo de la Física (la materia oscura, la génesis de materia por expansión del vacío…) son en realidad completamente coincidentes con la física orgónica de Reich, aquella de la que Einstein dijo en su día que si resultara cierta, toda la física, incluida la suya, tendría que cambiarse de arriba a abajo.

Hasta aquí lo positivo, que no fue poco. Fue al día siguiente, durante su taller, cuando me dejó de piedra, en el mal sentido de la palabra. Ya había explicado el día anterior su hipótesis de “Saharasia”, según la cual los desiertos de Arabia, Asia Central, y el Sáhara son la cuna del patriarcado (el patriarcado sería a su vez, como ya dijo Reich, la cultura creadora de una sociedad humana desvitalizada, neuromuscularmente acorazada y desconectada de su propio ser), que tuvo su origen y causa en un proceso de cambio climático. La desertización se corresponde con una disminución de la energía orgónica atmosférica y terrestre, y un aumento de la llamada “energía D.O.R.” Esta hipótesis, por supuesto discutible, es tan respetable como cualquier otra. Sin embargo, la extrapolación que hace De Meo de esta hipótesis aplicada a la interpretación del mundo contemporáneo me parece de todo menos científica:

En su taller comenzó explicando que la cultura islámica (que hoy en día coincide geográficamente con su “Saharasia”) es el patriarcado más fuerte de todos, y que sus gentes son las más reprimidas del planeta. Después la cosa subió de tono. Empezó a decir que los árabes odiaban la libertad (en un discurso 100% Bush), a poner diapositivas de terroristas árabes, y, lo juro, ¡una fotografía de las Torres Gemelas ardiendo! “esto es la consecuencia de la coraza neuromuscular” explicaba, por supuesto aceptando plenamente la explicación oficial de que el 11-S fue planeado enteramente por terroristas islámicos. Cuando uno de los asistentes le preguntó por las atrocidades que el mundo occidental ha hecho y hace por el mundo, dijo que no era lo mismo, porque nosotros ya habíamos “hecho los deberes” y evolucionado mucho aboliendo la esclavitud y dando igualdad a la mujer. Dejó caer también retazos de una teoría conspiranoica según la cual Hitler y los nazis estaban aliados con los árabes y planearon juntos un montón de cosas. Para terminar, acabó arengándonos con que tuviéramos cuidado, que los árabes querían reconquistar Al-Andalus.

Era tan fuerte que muchos de nosotros no lo podíamos creer, ni tampoco pudimos reaccionar. Nos quedamos completamente “anorgonotizados”. Me entristece mucho tener que escribir esto de un investigador de la ciencia reichiana como De Meo, pero esto fue lo que sucedió, y creo que justo comunicarlo a la gente interesada en la orgonomía y la terapia reichiana en general.

En ese mismo congreso compré su libro, “Saharasia”, donde he podido constatar, en numerosos detalles, esta estridente simplificación y politización de la antropología del mundo contemporáneo. Por supuesto, desde una perspectiva histórica y antropológica mínimamente documentada, se trata de un discurso extremadamente débil, pero muchas de las personas que asisten a sus conferencias no disponen de esta información, y creo que están ejerciendo un rol de todo menos positivo para la ciencia reichiana.

Aqui puedes leer saharasia

– Evidencias de un Patrón Geográfico Mundial del
Comportamiento Humano Relacionado con el Clima

http://images.marukuwato.multiply.com/attachment/0/RjrhdgoKCrQAAG13H4Q1/SAHARASIA_short%20by%20DeMeo(SPANISH).pdf?nmid=40988834

Una respuesta

  1. Leo el comentario anterior sobre De Meo y curiosamente está en la línea de los actuales valores patrios españoles. Parece que todo lo extranjero es mejor que lo español. que lo europeo y ¡como no! Que lo cristiano. Parece que en España hay una adoración perruna hacia todo lo que no sea cualquiera de esas tres cosas Corresponde al islam ser el objeto de deseo de esas fantasías de los occidentales y le ven como la tierra de promisión de la humanidad. Soslayan analizar las sociedades resultados de esa fe patriarcal generada en un desierto ( como dice De Meo) el de Arabia por un profeta cruel y pederasta ( léase la historia de Ahisa) que atizo los peores instintos de las tribus árabes contra el resto del mundo prometiéndoles botín y mujeres (cuatro por cabeza) esclavas, por ley, de sus maridos y que consagra la poligamia ¡por ley del Dios! la sharia y con ella el atraso de las sociedades que las padecen, que consagra también el saqueo de los infieles con su doctrina de dar al harh vs dar al islam lo que por cierto OBLIGÓ a la creación del cuerpo de Marines yanqui, por Jeferson, para RESCATAR a los yanquis esclavizados por el islam …Todo eso que se ignora en España y en Europa porque la ignorancia esta de moda Lo que tiene su merito en un país que se paso 800 años en guerra para expulsar al imperialismo árabe de su suelo (cosa que no ha lograd ningún otro país donde ese imperialismo hincó sus garras ) pero como españoles no leais, seguid siendo ignorantes, gritad: To er mundo e güeno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: